miércoles, 5 de noviembre de 2014

El Capítulo es testigo de la pluralidad en la forma de vivir la vocación franciscana seglar

El Capítulo es testigo de la pluralidad en la forma de vivir la vocación franciscana seglar

Los participantes en el XIV Capítulo General de la OFS han sido hoy testigos de la pluralidad en la forma de vivir la vocación franciscana seglar, en función de las circunstancias geográficas, culturales y personales de cada hermano.

La Asamblea ha tenido esta misma tarde una interesante mesa redonda, en la que hermanos de diferentes partes del mundo han ofrecido su testimonio sobre cómo se han sentido llamados por Dios a vivir la espiritualidad franciscana. Todos ellos, con algo en común, la importancia de la familia para profundizar la vocación.
Michèle y Jean-Marie Shuster, un matrimonio francés, descubrieron su vocación como familia tras 16 años casados. Poco a poco, esa vocación les ha llevado principalmente a servir a los demás, con iniciativas como los campamentos para niños o un comedor social.
Laetitia Barberose, de Ruanda, compró hace muchos años un terreno en el que hoy cultiva alimentos y tiene animales. Allí ha creado un centro en el que emplea a los discapacitados, ayuda en la alfabetización e incluso ofrece catequesis para adultos. Cerca de allí, Sylvère, atiende en su casa a enfermos de sida.
Pero hoy también ha llamado la atención el testimonio de Elisabeth Collet, de la OFS de Francia, que se ha sentido la llamada a vivir la vocación franciscana seglar como consagrada, siguiendo el artículo 36 de las Constituciones Generales de la OFS.
El Capítulo General también ha profundizado hoy en el Proyecto África, que pretende reflexionar sobre los elementos esenciales de la identidad de los franciscanos seglares, tal como se vive en la cultura africana, y determinar los caminos en los que esa identidad puede ser animada y guiada.


Asís, 4 de noviembre de 2014