sábado, 29 de junio de 2013

Convivencia vocacional de los Franciscanos y las Clarisas en Ávila





Los Padres Franciscanos y las Hermanas Clarisas han organizado en Ávila una convivencia vocacional a nivel nacional para este último fin de semana de junio. Se trata de tres días de trabajo (del 28 al 30 de junio) en los que se reflexionará sobre la importancia de la misión y la evangelización, de tal manera que los asistentes puedan conocer el proyecto misionero de San Francisco y Santa Clara de Asís, cómo lo desarrollan los Franciscanos por el mundo y las Hermanas Clarisas en la clausura, y que se interroguen si ese ejemplo de vida de seguir incondicionalmente a Cristo es lo que realmente están buscando. De esta forma, la comunidad de Clarisas de Ávila invita a que este fin de semana los participantes de la convivencia puedan vivir y participar de su fraternidad, que participen de su liturgia, Eucaristía, oración y vida comunitaria. Una experiencia la cual, según ellas mismas sugieren, “puede ser una buena oportunidad para dejar hablar a Dios en el corazón”.
La convivencia está destinada para jóvenes de más de 18 años, con inquietud para la vida franciscana como consagrados/as.

Esta iniciativa está organizada por la Fraternidad de Acogida Vocacional de Ávila, que pertenece a la familia franciscana desde el año 2011. Unos cuantos Hermanos, animadores de la Pastoral Juvenil Vocacional franciscana, comenzaron a soñar hace tiempo sobre cómo vivir el franciscanismo de forma evangélica como les pedían la Regla de Vida y Constituciones, convencidos de que solo así podrían hacer bien la pastoral juvenil y vocacional, encomienda principal de sus Provinciales.  Su misión consiste en vivir la vida religiosa franciscana en un ambiente de proyección y acogida vocacional que cuide y favorezca la oración litúrgica y personal, la fraternidad evangélica, la minoridad y el servicio a la Orden y a la Iglesia. Esta Fraternidad, que tiene su sede en el convento de San Antonio en Ávila, tiene la misión de acoger a aquellos jóvenes españoles que desean discernir su vocación en la Orden. Es por lo tanto casa de acogida para aspirantes a Hermano Menor.