martes, 28 de mayo de 2013

TEOLOGIA DEL CUERPO

 PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS
                                         PROYECTO DE FORMACIÓN PERMANENTE  
DOSSIER MENSUAL
  No. 40
 TEOLOGIA DEL CUERPO
Por Beato Papa Juan Pablo II
Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente
Ewald Kreuzer, OFS Coordinador
Lucy Almiranez, OFS
Mike y Jenny Harrington, OFS
 
La Redención del Cuerpo – TDC 86
El cumplimiento de la promesa de Dios a la humanidad caída, ha sucedido; en Jesús la maldición del pecado, ha sido rota. La muerte ha sido destruida. Satanás ha sido vencido, y el hombre por fin ha sido reconciliado con Dios. La humanidad ha sido redimida.  A través de la gracia de la redención, derramada en un acto de amor en el que Jesús muere por nosotros en la cruz, hemos sido introducidos a una nueva forma de vida que se remonta a la intención original de Dios. Él nos ha llamado (llamada a nuestros corazones) para volver a descubrir el significado nupcial del cuerpo, y cumplir con el propósito más profundo de nuestras vidas.
Parte de la fuerza interior que nos atrae a todo lo que es verdadero, bueno y hermoso es el (pasión erótica), el eco de Dios, en su suprema bondad, verdad y belleza. Es bueno, es parte de la forma en que fuimos creados.
Dios ha escrito en nosotros la gracia de la comunión, la misteriosa realidad de su imagen, y allí inmerso está el deseo que lleva a la expresión primaria de la comunión, que es el matrimonio. Así Eros no debe ser aplastado, pero transformado, mediante la unión de Eros con los verdaderos valores o la ética moral.
Ética (Ethos) tiende a ser considerado en términos negativos, como las normas, mandamientos o prohibiciones, pero Juan Pablo II nos enseña que las palabras de Jesús expresan más bien valores positivos que protegen y liberan.  Si no se asume esta tarea, la misma atracción de los sentidos y la pasión del cuerpo pueden quedarse en la mera concupiscencia carente de valor ético, y el hombre, varón y mujer, no experimenta esa plenitud del Eros, que significa el impulso del espíritu humano hacia lo que es verdadero, bueno y bello, por lo que también lo que es «erótico» se convierte en verdadero, bueno y bello. Es indispensable, pues, que el Ethos venga a ser la forma constitutiva del Eros. Es necesario encontrar continuamente en lo que es «erótico» el significado esponsalicio del cuerpo y la auténtica dignidad del don. (TOB 48.1)
La lujuria  distorsiona y rebaja el Eros al reducir la persona a un objeto, sin reconocer la verdadera dignidad de la persona humana revelada a través del cuerpo.
Juan Pablo II no reduce la gravedad de las palabras de Cristo (Mt 5, 27-28). El Dice que en Cristo, ahora tenemos la capacidad de convertirnos en los verdaderos dueños de nuestros propios impulsos profundos. Tenemos que redescubrir la belleza espiritual de la persona humana revelada a través del cuerpo en nuestra masculinidad y feminidad. Cristo ha liberado a nuestro corazón humano, y ahora somos capaces de tamizar la belleza del significado nupcial del cuerpo, de la fealdad de la lujuria. Esto es posible a través de una vida según el Espíritu.
Romanos 8:23 - "... también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando impacientes que nuestros cuerpos sean libres". Estamos "siempre llevando en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo" (2 Corintios 4:10)
Gal 5:17, 20-21 - "Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contarías a la carne, como que son entre sí tan opuestos, que no hacéis lo que queréis. Pero, si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.  Las obras de la carne son conocidas:  fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, comilonas y cosas semejantes
Romanos 8:5-9 ".... Pero no vivís según la carne, estáis en el espíritu, de hecho, el Espíritu de Dios habita en vosotros."San Pablo describe vívidamente la batalla interior que todos experimentamos entre el bien y el mal.
Auto Dominio / Pureza
Ethos debe convertirse en la "estructura esencial" del Eros. Estamos llamados a las relaciones naturales consumadas y maduras que nacen de la atracción de la masculinidad y la feminidad. Esta naturalidad es en sí misma el fruto gradual del discernimiento de los impulsos del mismo corazón "(TOC 48.2)
 El discernimiento tiene que ver con la espontaneidad ... Un noble placer es una cosa, el deseo sexual es otra cosa. Cuando el deseo sexual está conectado con un noble placer, se diferencia del deseo puro y simple "(TOC 48.4).
Auto dominio es un ingrediente esencial de la pureza del corazón, lo que nos permite tomar posesión de nuestros deseos y no ser poseídos por ellos, precisamente para que podamos entregarnos en amor.
En su sermón, Jesús no invita al hombre a volver al estado de inocencia original, ya que este se ha perdido irremediablemente, pero él lo llama a encontrar - en la fundación del perenne e indestructible... significado de lo que es "humano" - las formas de vida del "hombre nuevo". De esta manera se forma una conexión, una continuidad entre el "comienzo" y la perspectiva de la redención. En el Ethos de la redención del cuerpo, el Ethos original de la creación debía ser ocupado de nuevo. (TOC 49.4)
Aclarar el significado de la pureza de corazón, .... Cristo habla de todo mal moral, de todo pecado. De ello se desprende que el concepto de "pureza" y de la "impureza" en el sentido moral es un concepto bastante general, no uno específico: por lo tanto toda buena moral es una manifestación de la pureza y todo mal moral, una manifestación de la impureza. (TOC 50.4).
La "virtud de la pureza significa que llegamos a una cada vez mayor conciencia de la belleza gratuita del cuerpo humano, de la masculinidad y la feminidad". (MI p.29)
"La pureza es la gloria del cuerpo humano ante Dios. Es la gloria de Dios en el cuerpo humano, a través del cual se manifiestan la masculinidad y la feminidad." (TOC 57.3)
"Alguien me dijo, a la vista de un cuerpo muy bonito, se sintió impulsado a glorificar al Creador. La visión de que aumentó su amor a Dios hasta el punto de llorar. Cualquier persona que entretiene tales sentimientos en tales circunstancias ya ha resucitado .. .. antes de la resurrección general "(Juan Clímaco, la Escalera de la sanación divina, decimoquinto paso, 58, p.168).
Jesús vino a restaurar la creación a la pureza de sus orígenes. En el Sermón de la Montaña, que interpreta estrictamente el plan de Dios: «Habéis oído que se dijo: 'No cometerás adulterio'. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. "Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. La tradición de la Iglesia ha entendido el sexto mandamiento como abarcando la totalidad de la sexualidad humana (CIC 2336)
La verdadera libertad
Cuando Pablo habla de la necesidad de hacer morir las obras  del cuerpo con la ayuda del Espíritu, expresa precisamente lo que Cristo habló en el sermón de la montaña, cuando apeló al corazón humano y exhortó al dominio de los deseos, incluso los que se expresan en la “mirada” de un hombre dirigida a una mujer con el propósito de satisfacer la concupiscencia de la carne. Tal dominio, o como dice Pablo, "hacer morir las obras de la carne por el Espíritu", es una condición indispensable de la "vida según el Espíritu", es decir de la "vida" que es la antítesis de la "muerte "de la que habla en el mismo contexto. Vida "según la carne" da fruto, de hecho, en "la muerte", es decir lo que trae consigo es la "muerte", según el Espíritu. "El término 'muerte', por lo tanto, no significa sólo la muerte del cuerpo, sino también el pecado que la teología a de llamar mortal." (TOC 52.4)
Para completar el cuadro de la antítesis entre el "cuerpo" y el "fruto del Espíritu", se debe observar que en todo lo que es la manifestación de la vida y el comportamiento según el Espíritu, Pablo ve al mismo tiempo la manifestación de la libertad de que Cristo "nos ha hecho libres" (Gal 5:01), "Porque habéis sido llamados a la libertad, hermanos;. sólo que no uséis la libertad como pretexto para vivir según la carne, sino servíos por amor los unos a los otros para que toda la ley encuentre su plenitud en un solo mandamiento: Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Gal 5:13-14)
La "redención del cuerpo" se expresa no sólo en la resurrección final como victoria sobre la muerte, está presente también en las palabras que Cristo dirige a los hombres y mujeres de la historia, cuando nos invita a superar la lujuria, incluso en los movimientos interiores del corazón humano (TOC 86.6)
La redención del cuerpo es la base de todo lo que Juan Pablo II enseña en su Teología del Cuerpo. Se refiere no sólo a la esperanza de la resurrección al final de los tiempos, sino que es un poder que actúa en nosotros ahora capaces de hacer mucho más de lo que pensamos o imaginamos. Es capaz de transformar nuestra experiencia del cuerpo y la sexualidad
En y a través de Jesucristo llegamos a una profunda conciencia de que nuestro cuerpo y por lo tanto nosotros mismos somos redimidos. Nuestra experiencia de conocer y amar a Cristo nos ayuda a entrar en las experiencias originales y por lo tanto llegar a una comprensión más profunda de lo que somos y lo que nuestras vidas pueden ser.
Las palabras de Cristo, que en el Sermón de la Montaña apela al "corazón", conducen al oyente a una profunda llamada. Si se les permite a estas palabras profundizar verdaderamente, se podrá escuchar en su interior  el eco, como si dijéramos, de ese "principio", ... Las palabras de Cristo atestiguan el poder original (y por tanto, también la gracia) del misterio de la creación,, que se convierte para cada uno de nosotros en  el poder del misterio de la redención. (TOC 46.5)
Esta gracia de la redención se encuentra en la vida sacramental de la Iglesia, en la que estamos imbuidos de la santidad del cuerpo y del alma. Los sacramentos hacen que la muerte y la resurrección de Cristo sea  realidad viva en nuestras vidas.
Juan Pablo II proclama que tanto como la lujuria nos esclaviza por el desorden de nuestras pasiones, así también esta "vida según el Espíritu" nos libera para ser un regalo para los demás. . Por mucho que la lujuria nos ciega de la verdad del plan de Dios para el cuerpo, así también la "vida según el Espíritu" nos abre los ojos al significado esponsal del cuerpo. (TOC 101:5)

Preguntas para la reflexión:

1.      ¿Cómo conciliar Eros y Ethos en relación con la sexualidad y el plan de Dios para nosotros?
2.      Jesús nos dijo que Él vino para hacernos libres. Explique cómo San Pablo en la carta a los Gálatas (5:01) entiende esto
3.      Para Eros no ser aplastado, pero transformado, ¿cómo podemos unir Eros con los verdaderos valores o la ética moral
4.      Juan Pablo II dice: "Tenemos que redescubrir la belleza espiritual de la persona humana que se revela a través del cuerpo en nuestra masculinidad y en la feminidad": ¿Cómo es que esto es posible a través de una vida según el Espíritu
5.      San Pablo describe vívidamente a los Romanos y Gálatas, la batalla interior que todos experimentamos entre el bien y el mal. ¿De qué manera podríamos lograr el dominio de si mismo?
6.      ¿Por qué es el auto dominio un ingrediente esencial de la pureza del corazón?
7.      Comenta que cuando 'Pablo habla de la necesidad de dejar morir las obras del cuerpo con la ayuda del Espíritu, expresa precisamente lo que Cristo habló en el sermón de la montaña, cuando apeló al corazón humano y exhortó al dominio de los deseos, incluidos los que se expresan en "la mirada" de un hombre dirigida hacia una mujer con el propósito de satisfacer la concupiscencia de la carne ".
8.      Discutir cómo se encuentra la gracia de la redención en la vida sacramental de la Iglesia.

Referencias: "Hombre y mujer los creó" - Juan Pablo II, el Catecismo de la Iglesia Católica.