jueves, 14 de febrero de 2013

¿Los franciscanos ayunan durante la Cuaresma?



En San Salvador este año no ha tenido lugar la celebración anual del Miércoles de Ceniza que reúne a toda la comunidad conventual. Así, el lunes pasado, los frailes del seminario, una vez que han terminado sus exámenes, han viajado para descubrir, durante algunos días, el norte del país. Los frailes que se han quedado han vivido la celebración de distintas maneras.

Algunos se han unido a la misa celebrada en la enfermería; otros, a la de las 8.30 horas con la escuela de Tierra Santa de chicos; otros, con la de las chicas, a las 9.30 h. La parroquia estaba invitada a reunirse, a las 17.00 horas, para la misa que se celebraba en la séptima estación del vía crucis, a causa de los trabajos que se están llevando a cabo en la iglesia de San Salvador.

Fray Artemio, vicario custodial que ha participado en una de las misas de la escuela, se ha vuelto nuevamente a emocionar por los gestos de algunos niños: «Después de haber recibido la ceniza, han tomado un paño, un pañuelo, para llevar la ceniza a los abuelos o a los parientes a los que no les ha sido posible participar en ninguna misa».

¿Los franciscanos ayunan durante la Cuaresma?

«La Cuaresma es un período de 40 días de preparación al misterio pascual –recuerda fray Artemio- imitando, en cierto sentido, los 40 días de ayuno hechos por Jesús tras el bautismo. Este período es un tiempo de conversión para renovarse en el seguimiento de Cristo y en la escucha de su Palabra, especialmente en este Año de la Fe. Es también un tiempo de ayuno y abstinencia. En San Salvador ayunaremos todos los viernes y haremos abstinencia de la carne los miércoles y viernes. En esos días, no beberemos ni vino ni licores, y los pocos frailes que fuman, también ellos están invitados a abstenerse del tabaco. El dinero que se ahorre se entregará al párroco para los pobres de la parroquia. También los frailes están invitados a donar un poco del poco dinero del que disponen personalmente para la misma causa».

«Esto es lo mínimo que hacemos; luego, cada fraile actúa según su propia voluntad. Nosotros somos conscientes de que otras Iglesias, y pienso especialmente en los etíopes, ayunan durante casi la mitad del año; y los ortodoxos, que por tradición muchos de nuestros cristianos imitan, hacen abstinencia de carne, huevos y lácteos durante toda la Cuaresma».

Interpelado sobre esta cuestión, el guardián de Belén, fray Stèphane, precisa: «En una comunidad internacional es difícil pedir que se siga una regla común. Lo que para uno es una privación, no lo es siempre para otro. Todos los frailes están invitados, libremente y en conciencia, a hacer un esfuerzo de abstinencia y ayuno, según la medida de sus fuerzas. Constato que algunos de mis frailes hacen un ayuno estricto. Además, todos están invitados a unirse a las peregrinaciones de la Cuaresma».

Fray Artemio recuerda también este otro punto: «La participación en las peregrinaciones, que se celebran todos los miércoles, es fundamental. Se pide una especial atención a la participación en el vía crucis, así como en todas las funciones de Cuaresma que se celebrarán en el Santo Sepulcro los sábados y domingos. Es un auténtico esfuerzo porque, si los ingresos solemnes tienen lugar a primera hora de la tarde, el oficio de lecturas se fija a las 23.40 horas en el Santo Sepulcro, y quien asiste también a la misa en el Calvario vuelve al convento hacia las 2 o las 3 de la madrugada para después participar, al día siguiente, en la misa de las 8.30 horas. Pero estos esfuerzos son un medio para seguir, física y espiritualmente, el camino recorrido por el mismo Cristo».
El vicario custodial ha añadido que estas medidas cuaresmales van siempre acompañadas del amor y el servicio a los hermanos.

FUENTE.:http://es.custodia.org