lunes, 28 de enero de 2013

VOCACIÓN


VOCACIÓN

Vocación del latín vocatioacción de llamar- Inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de religión. Has leído bien. A menudo la palabra vocación genera cierto temor, porque entorno a este término se han creado mitos; así que vocación es una llamada, al matrimonio, a un trabajo específico, a la vida religiosa, etc. La vocación se dirige a cada hombre y a todo hombre, todo ser humano esta llamado a desarrollarse, porque toda vida es vocación.

Cada uno de nosotros recibimos una llamada y una de esas llamadas es un tanto peculiar, porque el que nos “llama” es Dios, y se puede servir a Dios desde diversas vocaciones, cada uno tiene una vocación, existe una vocación universal, esa vocación en la que aspiramos o procuramos hacer el bien, buscamos el bien común, no lograremos ser perfectos porque perfecto sólo es Dios, pero iremos caminando hacia la santidad, cada uno desde su vocación, y a esto llamaremos vocación fundamental.
Luego vendrá la vocación específica, yo quiero seguir a Cristo pero hay infinidad de caminos, uno de ellos el camino franciscano, seguir a Jesucristo a la manera como lo hizo Francisco de Asís.
La vocación nace, crece, se hace se actualiza, tiene sus crisis y sus relativas soluciones.
En algún momento de la vida nos hacemos preguntas:
¿Quién soy, ¿Qué soy? ¿Qué quiero ser? ¿Hacia dónde quiero ir? Necesitamos respuestas. Pero si hemos llegado hasta aquí la pregunta es:
¿Señor, que quieres que haga?
  •  Esa pregunta la contesto Fátima. Fátima entro en el convento de Clarisas en Lorca con 19 años, a la pregunta:

─ ¿Fátima porqué estas aquí? Respondió:
─ Porque estaba por ahí, en cualquier sitio y lugar y mi cabeza siempre estaba en el convento.
─ Eres muy joven, tal vez ha habido gente que te ha dicho que si lo has pensado bien, que si no te da pena renunciar a otras cosas de la vida… ¿qué es lo que te ha animado a entregar tu vida a Dios? 
─ Mucha gente decía que me esperase un poco, que era la mejor parte de mi vida, la juventud, o que iba a ser una pérdida de tiempo. Pero yo pienso que como es la mejor parte de mi vida, quiero entregársela a Dios y es lo más hermoso y lo mejor que puede pasarle a una persona, encontrar la vocación. Para mí no es una pérdida de vida, sino que es el mejor empleo de mi vida y así lo ha querido Dios. 

─ ¿Qué le pides al Señor para tu
vocación, para este tiempo de preparación que tienes por delante? 
─ Le pido perseverancia y cumplir su voluntad en cada momento de la vida; dentro de mi vocación, hacer lo que Él me pida. 
Claro porque la vocación tiene sus etapas, su desarrollo. Francisco de Asís tiene un itinerario vocacional.

En ese itinerario, en ese camino, no estamos solos




¿Te atreves?