lunes, 28 de mayo de 2012

¡PAZ Y BIEN! EN PENTECOSTES


¡PAZ y BIEN!
EN PENTECOSTES

ÉL, que había ascendido a los cielos, regresa y no viene solo. 

"Paz a vosotros"* es todo lo que dice. Eran un grupo descabezado, se sentían sin rumbo. Creían que Jesús era el Cristo y Señor pero... ¿Como continuar sin su palabra? ¿A donde ir si Él no marcaba la ruta? 

El miedo al mundo, a lo profano, a la incomprensión les había llevado a encerrarse y blindar los cerrojos. 

"Paz a vosotros" es la palabra sanadora, fortalecedora, casi sacramento de presencia divina. Porque el corazón que experimenta la Paz de Dios es capaz de transformar el dolor en amor y el temor en vigor. 

Alegría. Plenitud. Y para siempre.  

El Dios que es fraternidad Padre-Hijo-Espíritu se queda con los suyos. La persona del Espíritu se encarna ahora en cada miembro de la Iglesia. Sus manos son las nuestras, su caminar el nuestro, su voz se hace audible en nuestra voz. Somo cuerpo nuestro y Espíritu de Dios. Su  presencia es en nosotros renovación ,fuerza, sabiduría, consuelo, paciencia ...

"Os envío Yo"* son sus ultimas palabras. ¡ Id al mundo, poned rostro al Espíritu de Dios que habita en vosotros, templo suyo sois !

La llama que encendimos en la Pascua, la Luz de Cristo que quebró la muerte, ha descendido sobre nosotros como sobre los primeros discípulos. Alumbra nuestro interior para derrotar al miedo, para impulsarnos a la vida, para sacarnos de nosotros mismos y llevarnos al Mundo.

En este Espíritu celebramos la profesión y pertenencia a la Orden Franciscana Seglar:


¡  ID, VIVID, ILUMINAD !



contagiando a todos lo que habéis recibido: ¡ PAZ Y BIEN!




Mª Jesus Perez Bango, OFS






*Basado en el Evangelio según San Juan 20, 19-23 









.