viernes, 2 de diciembre de 2011

NUEVA JUFRA EN FRANCIA


http://gsf.over-blog.com

CEREMONIA DE COMPROMISO EN JUFRA (JUVENTUD FRANCISCANA)

Esta ceremonia se celebra en la presencia de hermanos y hermanas de las fraternidades locales de la OFS y de la juventud de la Juventud Franciscana. Si no hay fraternidad local, representantes del nivel superior (regional) serán invitados a asistir. Los frailes franciscanos fueron invitados.

1. La llamada

Los que se van a comprometer se sitúan frente al responsable y al Asistente espiritual.

El responsable (Jufra): Hermanos y hermanas, ¿qué quieres?

Los Jufras: Llamados por el Espíritu Santo y atraídos por el ideal franciscano, queremos ponernos en camino, descubrir nuestra vocación y compartir con nuestros hermanos Jufra la experiencia de la vida de la vida cristiana en fraternidad.

El responsable: ¿Qué le pedís al Señor?

Los Jufras: Pedimos a nuestro Señor Jesucristo que ilumine las tinieblas de nuestro espíritu, que nos dé una verdadera humildad, una fe recta, una esperanza cierta, una caridad perfecta y que en todas las cosas actuemos de acuerdo a su Voluntad.

El responsable: Confiando en su fuerza, le pedimos al Señor que os bendiga. Oremos.

El Asistente: Dios Todopoderoso, bendice a estos hermanos y hermanas, y dales tu luz para que sepan hacer tu voluntad. Bendice y fortalece su decisión de servirte como San Francisco, en la alegría, la humildad y la sencillez, formando parte de la Juventud Franciscana. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

La asamblea: Amén.

El responsable: Hermanos y hermanas, la Virgen María dijo "sí" a la llamada de Dios. Vosotros también queréis decir “sí” a la llamada del Espíritu Santo. Venid y poneos delante de Dios, en presencia de vuestros hermanos y hermanas.

2. La promesa

El responsable:

Vuestra promesa ha de encarnarse en vuestra vida de cada día con vuestros "sí" y vuestros "no" concretos. Os invito a expresar en voz alta vuestro compromiso de vivir más decididamente la gracia de vuestro bautismo.

Los Jufras pronuncia sus “sí” y sus “no”:

Decimos no a Satanás, a todas sus obras y a sus seducciones. Rechazamos el pecado y todo lo que conduce al mal. Decimos no a la arrogancia y a la violencia, al poder y al éxito a cualquier precio. Decimos no a la apariencia y al tener a costa del ser. Nosotros decimos no a las mentiras, los engaños, las trampas y los fraudes. Decimos no a la cultura de la muerte. Decimos no a todo lo que destruye la comunión fraterna: los chismes, las indiscreciones, la denigración de los demás y el mal espíritu. No queremos echar a perder nuestro corazón, nuestro cuerpo ni nuestro ser profundo por medio de imágenes, películas, conversaciones ni actos impuros que desvanecen el amor.

Todos: Sí, nosotros os ayudaremos.

Decimos sí a Jesús, que es nuestro camino, nuestra alegría y nuestra vida. Emprenderemos acciones concretas para aprender el espíritu de pobreza que nos libera de las cosas vanas. Queremos aprender el espíritu de humildad y sencillez, que nos descentre de nosotros mismos.

Somos fieles a la Eucaristía del domingo, el Día de la Resurrección, la fiesta más importante, de las demás fiestas de guardar y siempre que podamos. Nos comprometemos a recibir el Sacramento de la Reconciliación antes de las fiestas litúrgicas más importantes.

Todos: Sí, nosotros os ayudaremos.

Queremos mantener nuestras mentes abiertas a la inspiración del Espíritu, mantener abiertos nuestros corazones a todos sus dones, para que por el camino de la perfecta alegría, alcancemos la gracia de llevar a Jesús a todos los que nos encontremos. Decimos sí a Jesús para aprender el sentido y la aceptación generosa de la Cruz, en la que se encuentran todas nuestras esperanzas de salvación y resurrección.

Todos: Sí, nosotros os ayudaremos.

Decimos sí a vivir en amistad profunda con Jesús, en su Iglesia. Nosotros decimos que sí a ser fieles a las reuniones de la Jufra para ayudar a los demás a luchar por una coherencia de vida humana, cristiana y franciscana.

Todos: Sí, nosotros os ayudaremos.

El responsable: Todos vosotros, ¿aceptáis ayudar a vuestros hermanos a mantener su compromiso con vuestra propia fidelidad?

La asamblea: Sí, lo aceptamos.

El responsable: Seguros de la fuerza del Espíritu Santo, bajo la mirada amorosa de María, y con el apoyo de sus hermanos, haced vuestra promesa en la Juventud Franciscana.

Los que se comprometen (uno a uno):

Sí, Padre, aquí estoy, quiero hacer tu voluntad. Sí, Hijo amado del Padre, me comprometo a esforzarme en vivir tu Evangelio. Sí, Espíritu Santo, tú haces Apóstoles, acepto ser testigo y evangelizador por medio de lo mejor de mi vida. Sí, queridos hermanos y hermanas, me comprometo a profundizar mi vocación a la luz de la vida y del mensaje de San Francisco. El mundo espera la presencia de santos. Quiero ser santo. Para ello asumo estos tres pilares para cada jornada: me comprometo a sostener un tiempo de oración diaria, a nutrir mi interés por los demás y a darme por medio de muchos pequeños actos de entrega de mí mismo.

3. Envío

El responsable da a cada uno el Evangelio y una pequeña tau.

El responsable (a cada uno):

Recibe el Evangelio, la Palabra de Dios vivo. Todos los días acógela, ámala, resuene en ti mismo y luego lleva la Buena Noticia a los demás. Que esta tau te recuerde tu compromiso de vivir el Evangelio como de San Francisco.

(Si lo desea el JuFra, puede en este momento de la celebración, leer el texto que ha preparado de antemano).

El Asistente:

Demos gracias al Señor. Yo recibo vuestras promesas, que para todos nosotros son motivo de alegría y esperanza. Nuestro Padre San Francisco os exhorta él mismo en su Testamento: “Todo el que observe estas cosas, sea colmado en el cielo de la bendición del altísimo Padre, y llenado en la tierra de la bendición de su Hijo amado, con el santísimo Espíritu Paráclito y con todas las virtudes de los cielos y con todos los santos”. ¡Que el Dios de la misericordia os dé su paz!

La asamblea: ¡Amen, Aleluya!

LA ORDEN FRANCISCANA SEGLAR RECIBE CON UNA INMENSA ALEGRÍA ESTOS NUEVOS HERMANOS QUE COMPARTEN LA REGLA DEL FRANCISCANO SEGLAR